Las organizaciones con equipos altamente implicados cuentan con managers que han invertido mucho esfuerzo en entender y respaldar las fortalezas y necesidades de sus colaboradores. Con una buena gestión de las personas se consigue una cultura de empresa dinámica, transparente y muy alineada.

Dé la bienvenida a lo increíble

Cuanto mejor se dirige a los colaboradores, mejor éstos se sienten. Una comunicación clara y consistente es fundamental para lograr la implicación de los equipos, pero la interacción debe ir más allá de los aspectos puramente técnico-laborales para adentrarse en las áreas más interpersonales y sociales. Los buenos directivos invierten tiempo en conocer a sus empleados a un nivel más personal y promueven un entorno donde sea seguro comunicarse, compartir ideas y asumir retos. Los mejores directivos identifican y se centran en el potencial de sus empleados para desarrollarlos y fortalecerlos.

¡Adiós a los autómatas!

Los colaboradores altamente implicados tienen un gran sentido de la responsabilidad y de la importancia de su trabajo. Quieren que se confíe en ellos, que se respete su rol, y necesitan sentirse respaldados en cada paso de su proceso de desarrollo.

Cada colaborador tiene diferentes empujes conductuales y necesidades motivacionales. Es responsabilidad de los managers adaptar su comunicación, motivación y estilo de dirección a las necesidades de cada colaborador.

El compromiso de los empleados se dispara cuando el manager deja de dirigir del modo en que se dirigiría a si mismo. Consulte nuestro taller Managing People to Perform..

Cree una cultura dinámica

The Predictive Index es una metodología sencilla que le permite entender los empujes conductuales y las necesidades motivacionales de sus colaboradores. Conocer sus rasgos de personalidad naturales le permite entender cómo comunicarse mejor con ellos, potenciar sus fortalezas, mantener su implicación y, en última instancia, reducir la rotación.

Autoconocimiento. El camino hacia el compromiso y la baja rotación empieza por el conocimiento de uno mismo.

¿No sería magnífico que sus equipos estuvieran totalmente implicados?