Muchos equipos no están bien gestionados, tienen procesos de comunicación pobres, sus roles no están bien establecidos y carecen de un sentido claro de su propósito o valor. Crear una cultura de empresa merecedora de equipos de alto rendimiento requiere entornos libres de juicios y con una comunicación abierta entre sus miembros. Debe promoverse un ambiente que fomente la competencia sana entre empleados, que los anime a influir en los demás, compartir ideas y considerarse responsables por igual.

Desarrollar este tipo de cultura de empresa para obtener un alto grado de compromiso de los empleados requiere de un liderazgo con profunda dedicación al éxito del equipo, a los problemas que deben resolver y a los objetivos que deben alcanzar.

Entender cómo cada empleado afrontará una tarea o un proyecto específico implica entender en profundidad las motivaciones, necesidades y comportamientos de cada empleado. Esta comprensión lleva a la aceptación y valoración de la diversidad de comportamientos dentro del equipo.

Es reconfortante saber que uno rema hacia el mismo objetivo que sus compañeros de equipo, independientemente de la manera en que cada persona afronte sus tareas.

The Predictive Index proporciona información en forma de perfiles de comportamiento que aporta a los miembros del equipo una herramienta para comprenderse y comunicarse entre ellos y así poder verse de forma objetiva, enfocándose en los problemas reales del negocio y no en, por ejemplo, porqué fulanita es tan habladora.

¿No sería magnífico que sus equipos estuvieran totalmente implicados?